ANASTASIA LA ÚLTIMA PRINCESA DE RUSIA
La Rusia de los Romanov y San Petersburgo se derrumban y, entre tanta turbulencia política, subyace la historia de una familia, de unos niños y, sobre todo, de la pequeña Anastasia que escapará con su hermano Alexei recién nacido en sus brazos. Sin casi recordar cómo, perderá a su hermano en su intento de huir de los bolcheviques y todos sus esfuerzos se encaminarán a encontrarlo. En ese camino recorrerá toda Europa y, a su paso, aparecerán amigos y enemigos: hechiceras, hadas de color y cristalinas, los pequeños snegs, bosques, lagos helados y montañas. El ambicioso y malvado Rasputín, guiado por su madrastra la hechicera Kolduny’a, no descansará hasta ver muerto al último de los Romanov. La leyenda rusa de la luna llena de los siete años conducirá a todos hasta París pero allí Anastasia ¿estará viva o muerta? Una historia para toda la familia: aventuras, misterio, guerras, amor, amistad y, sobre todo, una historia para no perder nunca la Esperanza porque…la unión hace la fuerza y el destino no está escrito.
LA LEYENDA DE RASPUTÍN
Han transcurrido 15 años. Los felices años 20 en París devuelven cierto grado de paz a Europa y a los dos supervivientes Romanov. Iván se debate entre su castigada conciencia y el amor por Anastasia. Mientras, el mal se reorganiza. Kolduny´a, la malvada hechicera, pudo escapar con todas las hechiceras a Mesopotamia. Ahora desde allí invoca cada noche de luna llena para que su hijastro Rasputín pueda recuperar el alma tras muchos años helado bajo las aguas. Pero ¿no estaba muerto? La fuerza del mal avanza con fuerza y descubre uno de los peores poderes malditos, el de la clonación. Los Snegs, la divertidas y mimosas criaturas heladas, están alerta porque la Leyenda de Rasputín se extiende más allá de los Urales y quizá, Anastasia, de nuevo, necesite su ayuda en la gran batalla final. Una famosa Leyenda, la de Anastasia, da paso a otra, la de Rasputín. Ambos personajes librarán su batalla final a esta larga trama de acción, emoción, drama y, ahora también, amor imposible.